Se fueron los piojos a la cabeza

maxresdefault

Eso que sucedió con el Piojo Herrera y Martinoli es un reflejo de nosotros como mexicanos, por un lado Martinoli que escudándose en un micrófono agarra parejo a “microfonasos” a todos, con ese afán de divertir se burla de todo y de todos, al cabo la libertad de expresión es un derecho constitucional que tenemos todos los mexicanos.

Por otro lado el “Piojo zarrapastroso golpea taqueros” (aplico mi derecho a la libertad de expresión, jejeje) que estaba de mírame y no me toques, no se le podía decir nada porque de inmediato a soltar “piojasos”, en una actitud reprobable, porque es una figura pública, que representa al deporte más popular de México y de cierta manera representa a nuestro país.

Porque las selecciones nacionales de futbol según mi percepción representan a sus países, por ejemplo los alemanes y su trabajo en equipo que como pueblo se levantaron después de dos guerras mundiales, En general todos los países latinoamericanos con su picardía, los Italianos y su “catenaccio”, evocando al gran ejercito romano, los orientales y su disciplina táctica, por mencionar algunos países.

El piojo representaba al mexicano, creo que a una parte del mexicano, que en su vida salió adelante, que lucho y que no se deja de nadie, pero se les olvido decirle que todo tiene un límite, no porque alguien me refresque a mi madre con su claxon va a merecer que lo golpee, o si en el trabajo tengo diferencias con alguien no nos vamos a lidiar a golpes o que si un periodista se la pasa criticándome voy a golpearlo cuando lo vea.

Existe un valor llamado TOLERANCIA, que se define como “la actitud de la persona que respeta las opiniones, ideas o actitudes de las demás personas aunque no coincida con las propias”. La tolerancia tiene que regir nuestra vida diaria para una sana convivencia, es como en un partido de futbol si agredes, te sancionan marcando la falta o con una tarjeta, creo que en general al jugar cualquier deporte tratas de seguir las reglas porque sabes que es la mejor manera de que el juego fluya y lo disfrutas más.

Como cuando vas ganando un juego y el rival te está provocando para que reacciones con un golpe y si lo haces pones en riesgo al equipo y a veces el triunfo, como seres humanos tenemos que ser tolerantes ante diversas situaciones en la vida diaria, porque de no ser así, podemos toparnos con alguien más fuerte y salir dañados.

El Piojo se enojó y perdió, se sentía intocable, al cabo había ganado la copa de oro y se topó con pared, no dimensionó que martinoli seria respaldado por la empresa en la que trabaja y que dicha empresa es del grupo de dueños del futbol mexicano, acabo perdiendo su empleo, su imagen la acabo de desgastar y dio un mal ejemplo a sus seguidores porque algunos tristemente hasta lo aplaudieron. En fin debemos de aprender de lo bueno y de lo malo de cada persona para ser mejores como ciudadanos.

Espero que siga la racha ganadora de la fiera, ahora contra el Cruz Azul y prometo burlarme menos de la desgracia de la maquina celeste y su frustrada afición, mis respetos a todos ellos y también al Piojo Herrera, una finísima persona

Artículos relacionados

1 Comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *