Select your Top Menu from wp menus

Así es el fútbol

Así es el fútbol
Así es el fútbol

En la vida nada se puede dar por asentado, lo que creemos que pasará pocas veces se cumple y las sorpresas son más comunes de lo que quisiéramos. Hace unos años era inimaginable pensar que un equipo de la envergadura de las Chivas del Guadalajara se encontrarían en problemas de descenso, llegando a ser el penúltimo de la tabla de cocientes.

Pero así fue, increíble o no, pasó y el dolor de quienes alientan al equipo de sus amores incrementaba cada jornada en las que no lograban conseguir puntos que los alejaran del fuego del descenso.

Como por obra de magia, una decisión radical (como todas las que toma su dueño Jorge Vergara) cambió el presente del equipo, Matías Almeyda sería el nuevo timonel rojiblanco y de su mano cosecharían 3 triunfos de manera consecutiva. Volvió el hambre de triunfo al rebaño, y su victoria en el clásico nacional, confirmaba el cambió de actitud y la ambición del plantel.

Por otra parte, el cuadro esmeralda, dirigido por Juan Antonio Pizzi y quién logró dejar atrás el pésimo torneo anterior, se mostraba como uno de los candidatos más sólidos al título, sufrió una estrepitosa racha de descalabros como visitante, con terroríficas goleadas y convirtiéndose en el equipo con más goles recibidos del torneo. A pesar de ello, el equipo avanzó en la Copa Mx como el mejor sembrado y se mantenía en los primeros puestos de la tabla.

Chivas y León lograron llegar a la gran final de la ‘poco atractiva’ (para los seguidores que sus equipos no logran llegar lejos en éste torneo), el cuadro felino lucía como claro favorito sobre las Chivas, por su posición en el torneo de Liga y por la localía en dicho partido.

Pero si en la vida nada está escrito, en el fútbol menos. Ante un pletórico Nou Camp, chivas y fieras se enfrentaron en un duelo a muerte, con un amplio dominio del Guadalajara en algunos pasajes del partido, pero siendo León más peligroso en sus ataques.

Las malas decisiones arbitrales pueden afectar a todos los equipos, en ésta ocasión el cuadro verdiblanco fue el perjudicado, quién en una jugada del primer tiempo debió quedar en superioridad numérica por la salida del arquero del rebaño Rodolfo Cota, mismo que tocó el balón con el brazo fuera del área y merecía la expulsión. A la postre sería él la figura del partido.

La desgracia y el dolor por parte de los aficionados esmeraldas era evidente y la felicidad y algarabía de los rojiblancos también. El rebaño fue superior y mereció el triunfo, lo que hubiera pasado si el árbitro marcara de otra manera, ya no importa.

Ahora queda para los dos equipos encarar sus últimos compromisos de liga e intentar ganarla.

Éste tipo de partidos y situaciones me recuerdan el por qué amo el juego, por su magia, por lo impredecible que es, por los sentimientos que genera.

Felicidades a todos los seguidores de corazón del rebaño.

Artículos relacionados

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *